Motivación | Cómo tener una vida apasionante

como-tener-una-vida-apasionante-valoraservicios

¿Te has sentido alguna vez triste y abatido/a por no conseguir tus objetivos? ¿Has tirado la toalla porque estas cansado/a de seguir peleando por tus sueños? ¿Te gustaría saber cómo tener una vida apasionante?

El post de esta semana trata sobre algunos tips que desde mi humilde experiencia pueden ayudarte a conseguir una vida plena de optimismo y motivación para alcanzar tus metas y “vivir a tope”. Comenzamos…

Como emprendedor que soy, puedo decirte que durante los últimos años he pasado en numerosas ocasiones por todos los estados de ánimo que te puedas imaginar. Momentos de euforia, satisfacción, ilusión, alegría… pero también momentos de soledad, frustración, tristeza o decepción. Y es que ser emprendedor me ha permitido crecer tanto profesional como personalmente en multitud de aspectos de la vida, y si hay algo que puedo destacar de esta etapa, es que me he dado cuenta que la vida es demasiado corta como para no hacer cosas que te apasionen. Y no me refiero a hacer únicamente cosas que te gusten como hacer surf, viajar o comer en un restaurante chulo, sino tratar de poner pasión a todo lo que te rodea, sin excepción.

Una conferencia que me marcó la vida

Hace unos años tuve la suerte de conocer a José María Gasalla en una excepcional conferencia que ofreció en la Cámara de Comercio de Cantabria. Por aquel entonces acababa de salir de mi último empleo por cuenta ajena y me disponía a elegir qué hacer con mi futuro. José María nos habló sobre confianza, motivación, aprendizaje… pero sobre todo, a los allí presentes nos hizo reflexionar sobre algo tan importante como la importancia de poner siempre pasión a todo lo que hagas. Es cierto que se ha convertido en un tópico en los últimos años y ahora parece que hay que estar motivado las 24 horas del día los 365 días del año; incluso a veces me resulta insultante que algunos “gurús” hablen de motivación como si se tratara de una obligación. Está claro que hay momentos de reflexión y “luto emocional” que debemos respetar para poder coger fuerzas y volver a subir. Sin embargo, lo que sí te puedo asegurar y con conocimiento de causa, es que la actitud mueve montañas y que absolutamente todo depende de tu actitud. Llevar una vida apasionada, te acerca en gran medida a conseguir tus objetivos y por tanto a mantenerte siempre motivado/a y feliz.

La responsabilidad y el control está en tu mente

Muchos os preguntaréis, – pero entonces ¿puedo ser feliz siempre que me lo proponga? – La respuesta es sí. La clave está en proponérselo (querer) porque todo está en nuestra mente. Desgraciadamente, las personas estamos programadas para dar mucha más importancia a todo aquello que nos provoca miedo (emociones negativas). Esto está directamente relacionado con nuestro instinto de supervivencia (cerebro reptiliano) que nos mantiene alerta frente a estímulos que nos provocan mal estar. Sin embargo, ¿te has preguntado alguna vez por qué hay personas que teniendo una vida aparentemente exitosa nunca están bien, y sin embargo otras con problemas personales, de salud o económicos, que son capaces de sacarte una sonrisa cada vez que estas un ratito con ellas? El responsable de este hecho es nuestro cerebro neocórtex. Es la parte racional y más desarrollada del cerebro y nos permite crear nuestra propia realidad y nuestro futuro, sólo con imaginarlo. Resulta que la realidad de cada persona es diferente y depende del entorno y sobre todo de la forma en la que nos tomemos la vida. Un ejemplo muy práctico es el de la risa: ¿sabías que los movimientos que realizas con tu cara al sonreír (tanto si son reales como si son fingidos – el cerebro no lo distingue), son interpretados por tu cerebro como un estado de alegría y felicidad y tu cuerpo libera unas sustancias químicas llamadas endorfinas que hacen que te sientas bien? De igual manera, pensar en positivo, ser optimista, ser proactivo… hace que tu realidad sea precisamente la que tú mismo/a te estás generando en tu mente, minimizando o incluso inhibiendo aquellos sentimientos que te provocan mal estar. Si además tenemos en cuenta que el cerebro no es capaz de procesar simultáneamente el miedo y la felicidad, todo el tiempo que estás alegre, contento/a o feliz, será tiempo que no dejes aflorar tus miedos y por tanto te sentirás bien.

Para concluir

Como conclusión, te puedo asegurar que si quieres tener una vida apasionada, llena de felicidad y alegría, pon pasión a todo lo que hagas, vive en optimismo y felicidad, relaciónate con personas que siempre vean el vaso medio lleno y comienza a disfrutar de todo lo que haces… pronto empezarás a notar los resultados.

Un saludo y muchas gracias por estar ahí 😉

fotografía:Diseñado por Freepik

Leave a Reply